• Angie

De Adviento a Navidad con María

Cuando imaginamos a María haciendo el viaje a Belén, pensamos en Ella como esperando al niño Jesús. Pero ella no lo estaba esperando. Ella era la única persona que ya no esperaba. Sí, estaba esperando su nacimiento, pero ya lo conocía. Y no solo lo conocía, sino que lo conocía de una manera que solo Ella podía.


En el viaje a Belén, era un bebé a término, listo para nacer cualquier día. Sus pequeñas orejas funcionaban perfectamente, y Ella era la que Él, en su naturaleza humana, conocía mejor: Conocía el sonido de su voz, conocía la cadencia de su voz en la conversación y el ritmo de la misma en la canción. Se quedó dormido con el sonido de los latidos de su corazón. Tragó su líquido amniótico, preparándose para beber su leche. Y Ella ya lo conocía, mejor que nadie en la tierra. Ella conocía la sensación de sus pequeñas patadas. Ella lo sintió rodarse en su vientre y conoció la sensación de cada miembro nudoso mientras pinchaba en su piel estirada. Y se unieron durante nueve meses tal como eran, su ADN corría por sus venas y el de Ella por las de Él: María experimentó una unión con Él, diferente a cualquier unión entre Dios y otro humano antes o después.






Recientemente, escuché a un sacerdote referirse a la línea de san Lucas que dice que, después de la Anunciación, el ángel se fue de donde María. Hizo referencia a esto para resaltar lo sola que estaba y lo mucho que tenía que confiar en Dios, sin consuelo. Pero María no estaba sola. Durante nueve largos meses, no estuvo sola ni un segundo. Incluso la madre de un bebé humano común es consciente de la presencia de ese niño, desde el momento en que la prueba se vuelve positiva. Pero para María, fue más que eso. El Dios que había amado y anhelado durante toda su vida ahora descansaba en Ella. Estaba menos sola de lo que había estado nunca.


Ella estaba llena de anhelo. Había anhelado a Dios durante toda su vida. Y cuánto debió haber deseado tener en sus brazos a este niño, Dios hecho carne. Su corazón siempre había ardido de amor por Él. Cuando alguien está enamorado, se encuentra dispuesto y capaz de soportar las incomodidades por el bien de la persona que ama. Hay una ligereza en ello, una alegría que hace que incluso el sufrimiento sea liviano. Y así debe haber sido para María. En el momento de su concepción, Dios había encendido su corazón con amor por Él. Llevarlo en brazos, traerlo al mundo, era una fuente de alegría para Ella, y esa alegría hacía que incluso el sufrimiento valiera la pena.


Estando tan perfectamente llena de gracia, María amaba a Dios más que cualquier otra persona antes o después.


Entonces, no solo estaba anticipando ansiosamente mirarlo a la cara Ella misma, sino que estaba anticipando ansiosamente que ese rostro adorable se revelara al mundo. Incluso antes de contemplar su carita, ya sabía lo adorable que era. Sabía que no hay nada más adorable que un bebé, y un bebé que es Dios hecho hombre es el más adorable de todos. Y así, mientras Ella y José viajaban a Belén, con cada milla que pasaba, Ella sabía que Dios estaba más cerca de revelarnos su absoluta bondad.


Si una semana antes de mi fecha prevista de parto, mi esposo me pidiera que viajara por el país en automóvil o avión, me negaría. Si me pidiera que hiciera ese viaje en burro, pensaría que está loco. En cualquier caso, ciertamente me quejaría en ese viaje y me aseguraría de que él supiera lo heroico que fue por mi parte hacer tal viaje. Pero María no estaba concentrada en sí misma. Ella estaba bien versada en las Escrituras. Ella conocía las profecías.


"Mas tú, Belén Efratá, aunque eres la menor entre las familias de Judá, de ti me ha de salir aquel que ha de dominar en Israel, y cuyos orígenes son de antigüedad, desde los días de antaño" (Miqueas 5, 1).

Seguramente debió haber visto cuán maravillosamente Dios estaba orquestando el plan. Se habría maravillado de que Él hubiera elegido al esposo que tenía para Ella, uno de la casa de David, que tendría que viajar a Belén. Y meditaba con creciente gozo cómo Dios la estaba usando, su pequeña sierva, para realizar estas maravillas. Así como corría con alegría hacia su prima santa Isabel, ahora cabalgaba con gozosa anticipación a Belén. Ahí, su amado Dios sería revelado a todas las naciones. Allí "todas las naciones de la tierra" lo adorarían.


Así, al acercarnos a la celebración de ese nacimiento en Belén, María nos invita a unirnos a Ella en su alegría. Nos invita a unirnos a Ella en su anticipación.


En las temporadas de Adviento y Navidad, se nos invita a participar de la alegría de la unión que María conoció en el embarazo. Cada vez que vamos a Misa, nosotros, como María, nos convertimos en tabernáculos vivientes. Cristo habita en nuestros mismos cuerpos. Lo mismo es cierto en la Misa de Navidad. Cuando salimos al mundo, especialmente para pasar tiempo con seres queridos que tal vez no sepan lo amados que son por Él, lo llevamos con nosotros.


Se nos invita a revelar el amor de Cristo a un mundo que sufre, simplemente llevándolo a los lugares más humildes y dejando que nazca su amor, tal como lo hizo María.


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.

161 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo