Encontrar esperanza...

después de oraciones sin respuesta.


No sé ustedes, pero todavía tengo que vivir un año más lento y agonizante que este. Nada ha salido según lo planeado y todo, todo el mundo ha estado alborotado. Tanta pérdida y tanto sufrimiento en un año. La oscuridad se ha infiltrado en todos los rincones de mi vida de diversas formas. He buscado día y noche respuestas, orientación, alivio e inspiración, pero no he encontrado ninguna.


¿CÓMO HAGO LA TRANSICIÓN A ESTE NUEVO AÑO CON ESPERANZA, CUANDO EL ÚLTIMO SE SINTIÓ COMO UNA NOCHE ETERNA DE ORACIONES SIN RESPUESTA?


En el evangelio de Lucas de hoy, me conmovió una acción muy simple pero profunda de Simeón. “Cuando los padres trajeron al niño Jesús… él (Simeón) lo tomó en sus brazos”. Empecé a reflexionar sobre la maravilla de tener en mis brazos al Salvador, el tan esperado Emmanuel.


Mi corazón dio un vuelco al pensar en la humildad, el gozo y el amor que nuestro Señor eligió para vivir y ser como uno de nosotros, para venir a nuestro mundo como un niño, que es una de nuestras etapas de vida más vulnerables e inocentes.


Ni siquiera puedo empezar a comprender cómo debió de sentirse Simeón en ese mismo momento. Durante toda su vida, él había estado anhelando y esperando que Dios cumpliera Su promesa, y allí estaba un anciano que sostenía el Verbo hecho carne: un infante. ¡La abrumadora sorpresa y el amor que debieron inundar su alma!


Mientras continuaba leyendo, “Y él (Simeón) bendijo a Dios diciendo: 'Señor, ahora deja que tu siervo se vaya en paz; tu palabra se ha cumplido'”. De repente me sorprendió la conexión irrevocable entre la acción de Simeón de tomar a Jesús en sus brazos y su epifanía de alabanza y confianza. A Simeón no le importaba cuánto tiempo tomara ni de qué manera o forma sería respondida su oración, se preocupaba por el Cristo.


SABÍA QUE SU ÚNICA ESPERANZA Y SATISFACCIÓN VENÍAN DE ENTRONIZAR A DIOS EN SU CORAZÓN Y SUS BRAZOS.


Diariamente, busqué encontrar la fidelidad del Señor en este año, pero busqué en todos los lugares equivocados. Esperaba que viniera de momentos o cosas que tuve en este año e incluso respuestas que olvidé de reconocer qué y quién es Él en mi vida. En lugar de abrazarlo y amarlo como lo haría con un dulce bebé en mis brazos, pasaría por alto todo lo que Él me ofrecería.


Llegué tan lejos como para poner límites a Dios en cuanto a cuándo y cómo debería responder a mis oraciones y a los gritos de este mundo.


Por eso, hoy me consuelo y espero que el Niño Jesús, fuente de todo lo bueno y puro, descanse en mis brazos. Veo su mano dulce y pequeña que se extiende para tocar mi rostro mientras miro sus ojos confiados y digo: “Tú eres la respuesta a todas mis oraciones, a todos los dolores de mi corazón. Tú eres mi Consejero admirable, Dios fuerte, Padre eterno y Príncipe de paz ”.

136 vistas0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo