¡Un millón de inscritos!

¡Reunir un millón! ¿Quién podría imaginarse esto antes del 2020?


Reunir a miles de personas, alrededor del mundo, vía internet para crecer espiritualmente juntas, por medio de la oración: fue la visión que tuvo un joven, Thomas Delenda cuando en 2014 lanzó Hozana, hoy, una de las principales redes sociales de oración que reúne el 1er millón de inscritos alrededor de itinerarios espirituales temáticos, en más de 30 países.


El concepto + una historia


Si hay redes sociales para la búsqueda de trabajo (compartir experiencias, formarse, inspirarse) o para otras finalidades, ¿por qué no proponer a las personas una red social que les permita avanzar y profundizar en su crecimiento espiritual? Así surge Hozana, fundada por un joven a sus 25 años, en 2014.


Thomas Delenda, el fundador, lanza una visionaria plataforma que en su primer año conoce una gran acogida en el país de lanzamiento, Francia, con más de 40.000 inscritos. En ese entonces, los recursos eran modestos. Tres años después, se unen al equipo tres personas más: Mathilde, Sofía y Melina, tres mujeres que lanzan y desarrollan un proyecto internacional: Hozana en inglés, en español y en portugués. Disponible en 4 idiomas, en su aplicación Android y iOS y, en el sitio web.


La propuesta: un “savoir-faire” y su "savoir-être"


En 2020, el año de confinamientos en el mundo, el Equipo Hozana: 15 jóvenes para ese momento, llevaron con más fuerza y extensión su “savoir-faire” (el saber-hacer) y su "savoir-être" (saber-ser) a miles de personas: la oración que transforma vidas. Más de 150 itinerarios espirituales en línea desarrollados y concebidos de la mano de más de 500 actores cristianos (comunidades religiosas, medios de comunicación, artistas) cuya diversidad y riqueza espiritual hacen de este proyecto una glorieta que propicia el encuentro, el aprendizaje y una compañía por medio de la oración.


Hozana ofrece así, una gran diversidad de contenido. Su sello de calidad permite a cada persona, de manera gratuita, recibir programas cotidianos o especiales en formatos audiovisuales, podcast o escritos, como el Evangelio del día. O bien, participar en novenas o retiros con conceptos innovadores para la vida práctica fundados e inspirados en la fe como las dos teresas, la fecundidad en el dolor, los ejercicios espirituales o 12 días para vivir el optimismo diariamente.


¿Quiénes están tras bambalinas? Un equipo, trabajando con un modelo llamativo.


Son 15 jóvenes los que trabajan a tiempo completo; ellos mismos dicen que comparten tres valores: compromiso, exigencia y sencillez. Saben que es una tarea exigente y que requiere hacerse con calidad y profesionalismo. La sencillez está presente en lo que hacen desde un punto de vista humano, técnico como material, para facilitar la experiencia de cada usuario. Así, por ejemplo, desarrollan funcionalidades que faciliten la experiencia de cada usuario, haciendo uso de pocos recursos financieros. De hecho, su modelo económico es llamativo pues reposa 100% en las donaciones y en los voluntarios. Más de 70 voluntarios contribuyen al proyecto participando en diferentes misiones: redacción, traducción, diseño gráfico, desarrollo informático, comunicación, etc. Y una cuarentena de grandes patrocinadores han permitido poner en marcha el proyecto, que ahora es rentable únicamente gracias a las donaciones de los usuarios.


Hozana recibió miles de testimonios desde el momento de su lanzamiento. La idea que aparece más seguido es que “gracias a Hozana, ya no estoy más solo”, idea y sentimiento que fue expresado con mayor hincapié durante los periodos de confinamiento.

Para celebrar el millón de inscritos, una página especial fue puesta en línea para mostrar los testimonios recibidos, y permitir a cada uno de compartir el suyo: https://hozana.org/es/un-millon













74 vistas

Entradas relacionadas

Ver todo