• Angie Menes

He dejado de pensar en lo que piensen

Fomento para las personas que siempre quieren agradar.


No sé si es una condición humana o una condición de Angie, pero pienso demasiado en lo que piensa la gente.


Muchos de ustedes pueden verme como una mujer segura y temerosa de Dios que no tiene miedo de compartir su alma con todo el mundo en línea. Si bien eso es cierto, también es cierto que dudo de mí misma todo el tiempo. Soy una soñadora y de alto rendimiento, pero no hago la mitad de las cosas que pienso hacer por miedo: miedo a que sea exagerado o demasiado. Temor de que a la gente no le guste. Temor de ofender. Temor de que soy demasiado "extra". Simplemente miedo.


Soy una persona complaciente en todos los sentidos de la palabra. Odio el conflicto. Quiero que todos me quieran, que me amen y que quieran salir conmigo. Sobreanalizo, pienso demasiado y exagero. Y cuando todo está dicho y hecho, la persona con la que estoy más molesta soy yo misma. Dejo que otros dicten mis sentimientos.


Si no me invitan a algún lado, si ese tipo no responde a mi mensaje de WhatsApp, o si me meto en una estúpida discusión con un amigo, lo dejaré deprimido. Puede que no se vea a través de mi disposición alegre, pero me deleito demasiado en ser querida y estimada a los ojos de los demás.


¿Qué piensas de mí?


El día de ayer me sentí particularmente abrumada por este deseo de agradar, así que, deseando un poco de consuelo maternal, me dejé caer sobre la rodilla frente a Mamá. Compartí mis luchas con Nuestro Señor y Su Madre. Y entonces la pregunta salió de mí, “¿qué piensan de mí? Por favor díganme”.


Tal vez como una combinación de mis propios pensamientos e inspiración divina, imaginé a Jesús y a Su madre respondiéndome.


"Eres hermosa, inteligente y tienes un deseo puro y natural de perseguir al Señor en todas las cosas. Tienes grandes ideas y sueños para compartir con el mundo. Pero dejas que las personas y lo que piensan de ti te frenen con demasiada frecuencia de las inspiraciones que Dios pone en tu corazón. Sabemos quién eres. ¿Pero tú?"


Puede que solo haya sido yo dándome una charla animada, o tal vez fue mi conciencia la que me habló, pero sé que era verdad.


Paso demasiado tiempo pensando en hacer en lugar de actuar realmente sobre lo que me inspira. Si bien me doy cuenta de que no puedo hacer todo y entregarme a todos con mi tiempo limitado, sé que puedo priorizar lo que es más importante y actuar según mis intenciones. Y creo que eso es lo que Cristo nos llama a hacer.


La inspiración definitiva


Aquí está la verdad: a Jesús no le importaba lo que la gente pensara de Él. Si lo hiciera, no habría hecho el 95% de las cosas que hizo. No dejó que el miedo lo detuviera.


¡La gente odiaba a Cristo, y Él murió por ello! Jesús sabía que perseguir su misión terrenal era más importante que ganar amigos y ser querido. Jesús no complacía a la gente. Jesús no era un pensador excesivo. Jesús fue un hacedor. Jesús era el que decía la verdad.


Piénsalo, Jesús sí ofendió a la gente: tenía a sus enemigos.


Como dice Juan 15,18: "Si el mundo te odia, ten en cuenta que me odió primero".


El ejemplo de misión de Jesús nos anima a seguir hacia la verdad. Para elevarnos por encima de nuestro deseo de agradar a los demás y, en cambio, de agradar al Señor.

Sé cómo Jesús, por favor


Saber todo esto no significa que ya no lucharé con eso. Todavía lo hago todos los días y podría luchar por el resto de mi vida. Mi deseo de ser amada y querida por todos es una cruz que tengo que cargar.


Debido a que tengo esta cruz, significa que tengo la oportunidad de abrazarla todos los días. Me da la oportunidad de preguntarle a Jesús todos los días: "¿Qué piensas de mí?"


Escuchar sus palabras de afecto y afirmación me impulsan hacia adelante. Sé que soy amada. Sé que me ha dado increíbles talentos para compartir con el mundo. Sé que soy hermosa, e incluso si nadie más se ríe de mis chistes, estoy segura de que Jesús y los santos lo hacen en el cielo (o tal vez solo soy yo, jajaja).

Mi punto es este: solo porque todos no vean estas cosas no significa que no sean ciertas. No todos los hombres me encontrarán atractiva. No todos los amigos pensarán que soy graciosa. No todos pensarán que soy una buena escritora o encontrarán este blog inspirador. De hecho, algunas personas pueden pensar que soy una escritora aburrida y terrible. Pero sabes qué, ¡no me importa! O al menos trato de no hacerlo.


Siempre que dudo de mí misma en base a lo que creo que otros perciben, le pregunto a Jesús. Él me responde. Me recuerda quien soy. Mi confianza viene de Él, y espero que la tuya también.


Deja de permitir que otros te detengan de las inspiraciones que el Espíritu Santo pone en tu corazón. ¡Actúa según Su inspiración! No pienses, hazlo.


Únete a mí, para complacer a Jesús, no complacer a las personas. Si hacemos esto, creo que no solo cambiaremos el mundo, sino que también inspiraremos a otros a caminar con confianza en el Señor.



Desde lo más profundo de mi alma,

Angie Menes.







#complacencia #reconocimiento #Jesus #ecoevangelii

 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii