• Angie Menes

¿Altos estándares o demasiado exigente?

Fomento para quienes buscamos casarnos con un buen hombre algún día.


“El cabello rubio, ojos azules, político o estrella de cine, va a misa y adoración todos los días, desde Europa, habla al menos cuatro idiomas”.

Hasta mis primeros años de universidad, esta era la lista de lo que quería en mi futuro esposo. Puse en orden todos los detalles que tenía en mente para un cónyuge (también le dije a Dios cómo quería que mi esposo se vistiera, actuara, sonara, pareciera), y estaba segura de que Dios lo entregaría. Porque así es como funciona, ¿verdad? Sabemos mejor que Dios y podemos decirle cómo debe desarrollarse nuestra vida.


Estoy segura de que puedes relacionarte. Muchos de nosotros tenemos algo extremadamente particular en mente cuando se trata de nuestras vocaciones. Y aunque es bueno saber lo que queremos, existe una diferencia entre tener altos estándares y ser DEMASIADO exigente. Quisquillosa.

¿Cuál es la diferencia? Aquí están algunos ejemplos.

Norma a valorar:

“Quiero a alguien que comparta mi fe, moral y valores, y que realmente ame a Jesucristo”.


Quisquillosa:

“Quiero un chico que sea el más sagrado que he conocido. Más santo que yo. E incluso más sagrado que cualquier sacerdote, monja o, de hecho, cualquier otro ser humano que haya conocido”.

Norma a valorar:

“Quiero un hombre que se esfuerce por ser casto y que crezca continuamente en la virtud de la castidad”.


Quisquillosa:

“Quiero un hombre que nunca haya caído en NINGUNA tentación sexual o pecado, de ninguna manera”.


Norma a valorar:

“Quiero a alguien que realmente me atraiga”.


Quisquillosa:

“Quiero un chico que parezca un modelo”.

Norma a valorar:

“Quiero un chico con el que me lleve bien y con el que pueda comunicarme honesta y libremente. Incluso si requiere trabajo y es difícil a veces”.


Quisquillosa:

“Quiero un chico con el que nunca tenga un momento de dificultad o incomodidad”.

Hubo un momento en donde tuve que evaluar realmente lo que estaba buscando en un esposo y preguntarme: “¿Estaba buscando un superhéroe o un hombre?”


Un hombre nos decepcionará a veces. Un hombre a veces nos defraudará. Un hombre no se identificará con nosotros como lo hacen nuestras amigas. Un hombre no podrá leer nuestras mentes ni conocer todos los mecanismos internos de nuestro corazón como lo hace Jesús. Pero es tan hermoso, bueno y santo enamorarse de un hombre. En toda su imperfección y belleza masculina. Y dejar que Dios escriba tu historia de amor.

Hermana, te animo a que mantengas tus estándares más importantes, pero que realmente entregues todo lo demás a Jesús. Pon a sus pies la idea del hombre que crees que quieres y deja que traiga a tu vida al hombre que realmente necesitas.

Y confía en que Él está trabajando.


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.








#estandar #solteria #quisquillosa

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii