• Angie Menes

Su amor

Actualizado: ene 7

Llegué tarde para tener mi primer beso.


Y para ahorrarte los cursis detalles sobre el beso, imagina una escena de tu elección de películas para adolescentes. Solo por favor, no Twilight. No había vampiros involucrados.


Bueno, yo tenía 18 años. Y el primer beso se convirtió en mi primera relación. Para cuando llegué a esa edad, había escuchado la frase "ámate a ti mismo antes de ser amado" tantas veces como escuché "limpia tu habitación" de mi mamá.


Porque todos dicen que tener el amor de otra persona no es lo que debería darte valor o hacerte feliz. Y eso es cierto. Pero también incorrecto. Porque, no estaba buscando el amor de otra persona para darme valor o validación en ese momento. No de mi novio. No de nadie. Pero debería haberlo sido.


Sí, lo leíste correctamente. Debería haber buscado el amor de otro para darme valor y para darme felicidad.


Porque amarme a mí misma, sola, no era suficiente.


¡Vamos! seamos honestos, amarte solo es bastante frágil. Piénsalo. ¿Cuáles son algunas de las razones por las que te amas a ti mismo? ¿Tu sentido del humor, atletismo, habilidad artística, inteligencia, apariencia? ¿Quizás tu habilidad para llevarte bien con la gente? ¿Tu relación con familiares y amigos? ¿Tu amabilidad? ¿Tu compasión? Realmente, tómate un segundo y piensa en todas las razones por las que te amas.


Todas esas cosas son terminables. Es decir, todas esas razones por las que tenemos que amarnos a nosotros mismos se nos pueden quitar en una fracción de segundo. Los accidentes ocurren, llegan tiempos difíciles y hay cosas que pueden quitarnos nuestros dones, nuestros talentos, nuestros seres queridos, nuestras posesiones, incluso partes de nuestro cuerpo.


Si solo nos amamos a nosotros mismos basados en una lista de cosas vulnerables, entonces podemos perder fácilmente ese amor en tiempos de prueba cuando se van. Si vemos nuestro valor basado puramente en lo que tenemos, ¿qué ocurre cuando nos encontramos sin nosotros?


Así que, ¿De dónde viene tu valor? Piensa en eso por un segundo. Si alguien te preguntara ahora dónde encuentras tu valor, ¿qué dirías? Si alguien me preguntara hace un año, probablemente les habría pedido que repitieran la pregunta para detenerla, mientras trataba de encontrar una respuesta que sonara inteligente. Pero con toda honestidad, probablemente no habría sabido lo que realmente me daba valor. Hubiera sacado algunas razones de esa lista, pero habría sabido que eso no era del todo correcto. Porque esa es una lista de cosas que me gustan de mí o de mi vida. Esas son las cosas que me hacen a mí. Pero no son las cosas que me dan valor.


Cuando comencé a profundizar en la pregunta "¿Es Dios real?" Utilicé la razón y la lógica para responder a la respuesta "sí". Pero llegar a esa respuesta, solo trajo la siguiente pregunta: "¿Qué tipo de Dios es Él?"


Comenzar a comprender quién es Dios, también es comprender tu propio valor.


Dios si existe, y si creó todo, desde las estrellas en el cielo hasta cada granito de arena en la playa, y a ti. ¿Pero por qué? ¿Por qué te creó? Él no te creó porque necesitaba algo de ti. No hay nada que puedas hacer por Él que Él no pueda hacer por sí mismo.


Él te creó simplemente porque te ama.


Te ama y lo único que desea es tu amor, libremente dispuesto. No hay nadie más importante para Dios Padre que tú. Es El Todopoderoso y el amor mismo, y te ama.


Entonces, ¿de dónde viene mi valor?

D I O S.


Viene del hecho de que Dios eligió hacerme. Que no soy un "ser necesario", lo que significa que no necesito estar aquí. Pero estoy. Porque Dios eligió hacerme. Y eso es evidencia en sí misma de que Dios me ama. Que no he hecho absolutamente nada para merecer Su Amor y, sin embargo, Él me ama.


Entonces mi valor y felicidad provienen del amor de Otro, contrario a lo que enseña el mundo hoy. Y ese valor, la felicidad y el amor nunca me lo podrán quitar.


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.


#amorpropio #amor #Dios #noviazgo #soltería

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii