• Angie Menes

Fiat sobre el miedo

La virtud de la fortaleza en acción.


Los años nuevos son para nuevos comienzos y nuevos hábitos para mejorarnos a nosotros mismos. Sin embargo, desafortunadamente, la mayoría de nosotros renunciamos a nuestros elevados objetivos para febrero y volvemos a nuestras viejas costumbres. Pero, ¿y si ese no fuera el caso? ¿Qué pasa si cuando fallamos, lo vemos como una oportunidad para practicar la virtud y volver a levantarnos?


La práctica hace la perfección, especialmente cuando se trata de las virtudes. De hecho, el Catecismo de la Iglesia Católica (CCE) define una virtud como “una disposición habitual y firme a hacer el bien. Permite a la persona no sólo realizar actos buenos, sino dar lo mejor de sí misma. Con todas sus fuerzas sensibles y espirituales, la persona virtuosa tiende hacia el bien, lo busca y lo elige a través de acciones concretas". (CCE 1803)


Cuando practicamos decir sí a las cosas correctas todos los días, eventualmente se convierten en hábito. Comenzamos a elegir lo bueno sin esfuerzo consciente. Pero requiere determinación, una y otra vez.


Para comenzar el nuevo año, estamos lanzando una serie de cuatro partes sobre las virtudes cardinales de la Iglesia Católica: fortaleza, justicia, prudencia y templanza, para inspirarnos y alentarnos a elegir lo bueno de este año. Hoy compartiré mi experiencia con la virtud de la fortaleza.


Lucha para hacer lo correcto


La fortaleza es la virtud que nos ayuda a resistir las tentaciones, vencer el miedo, superar obstáculos en la vida moral y enfrentar juicios o persecuciones. Incluso "dispone a uno a renunciar y sacrificar su vida en defensa de una causa justa", que es exactamente lo que hicieron los mártires (CCE 1808). He presenciado que esta virtud juega un papel importante en mi viaje de fe.


Cuando fui a vivir sola a Cancún, me juré a mí misma que nunca bebería en una fiesta, y mucho menos asistiría a una. Sin embargo, al final del tercer mes, ¿qué terminé haciendo? Sí, lo has adivinado. Esto comenzó una batalla de cuatro años de ida y vuelta para elegir lo correcto. Estaba creciendo en mi fe y tratando de elegir la virtud sobre el vicio, pero aún luchaba por decir no a la cultura de la fiesta.


Afortunadamente, Jesús hizo milagros en mi corazón, puso a las personas adecuadas en mi camino y me transformó por completo en este último año. Sirvo en mi comunidad y este proceso de conversión verdadera, diariamente me reta a dar mi sí al Señor, mi fiat, en lugar de temblar por mis miedos. Tengo la oportunidad de practicar la fortaleza en más formas de las que podía contar.


Defender la verdad


Cuando defendemos la virtud de la fortaleza, corremos el riesgo de ser burlados, pero eso está bien. Durante estos tiempos, he encontrado útil acercarme al Señor para tener coraje para vivir mi identidad católica. Vivir audazmente esta virtud cuando el mundo nos dice algo diferente requiere una vida de oración diaria para vivir en la paz y el aliento del Señor. Al enraizarme en la oración, puedo defender la fe cuando sea necesario.


De acuerdo, ha habido muchas oportunidades en las que me he quedado callada o no he actuado en medio de una injusticia o una burla. Sin embargo, cuando recuerdo orar: "Ven, Espíritu Santo, ven rápido", me llena de fortaleza y me da la gracia de defenderlo.


Fortaleza en el miedo


Fue (y sigue siendo) una elección diaria practicar la fortaleza y la confianza en el Señor ante las tentaciones de desesperación. Encuentro inspiración en la Santísima Madre que confió en el plan de Dios para su vida y su embarazo cuando elijo dar mi fiat — Tu voluntad se hará, Señor — a pesar del miedo diario.


En lugar de vivir en silencio en mi preocupación, desesperación y desconfianza, que no son de Dios, me he esforzado por pedirles a mis amigos cercanos y familia en la fe, con valentía, que digan verdad a mi corazón. Me cubren en oración cuando la tentación de temer me abruma, y ​​yo hago lo mismo por ellos.


Es nuestra elección


La mayoría de nosotros no seremos llamados a practicar la fortaleza dando nuestras vidas por una causa justa. Pero todos enfrentaremos varias tentaciones, miedos, obstáculos y pruebas en nuestras vidas morales. Tenemos la opción de defender la Verdad con fortaleza o acobardarnos del miedo durante estos momentos cruciales. Todo se reduce a esa disposición habitual de la virtud: la práctica de pequeños actos diarios de vivir el deseo de hacer lo que es correcto y bueno.


Este nuevo año, podemos establecer resoluciones para defender la virtud y persistir con fortaleza a pesar de la tentación de hacerlo de manera diferente. ¿Cómo te abrirás a la gracia y elegirás la virtud este año?



Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.


#happynewyear #newyear #resolutions2020 #virtud #fortaleza #miedo

0 vistas

México

Todos los derechos reservados © 2020 Eco evangelii