• Angie Menes

Ganar libertad interior

El poder de la elección


"Tú lo haces".

"¡Puedes hacer lo que quieras!"


"Mi cuerpo, mi elección".


Estos son los gritos de batalla de la sociedad actual. Nosotros, como seres humanos, de alguna manera tenemos la impresión de que nuestros cuerpos y vidas son nuestros y solo nuestros. Nos hemos olvidado del Ser Superior que nos creó. Negamos ver que nuestras vidas son solo prestadas por el Señor, que nuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, y cada cuerpo tiene un alma con dignidad inherente.


Como resultado, terminamos con un mundo de humanos perdidos. La gente cuestiona su propósito. Las tasas de depresión y suicidio son rampantes. Los médicos bien intencionados intentan resolver la epidemia de la ansiedad y depresión dando medicamentos opioides como dulces.


Ningún médico puede solucionar este problema porque no tiene que ver con el cuerpo. Es un problema del alma. Es una cuestión de libertad interior, o la falta de ella.


La gente se siente atrapada. Se sienten atrapados y no saben cómo salir. En una cultura donde las personas tienen más opciones que nunca, diría que las personas están cada vez más atrapadas como esclavas de sí mismas.


Entonces, si este es un problema del alma, ¿cómo ganamos esta "libertad interior"?


Dando nuestro fiat


La palabra latina "Fiat" significa "Que se haga".


Es lo que María le dio al Señor cuando el arcángel Gabriel se le apareció. Así es como los grandes santos lidiaron con el sufrimiento. Así es como cada uno de nosotros está llamado a vivir. Y en realidad es la clave más importante para obtener la libertad interior.


Hasta que estemos dispuestos a cambiar nuestro enfoque de lo que queremos a lo que Dios quiere, nunca obtendremos la libertad interior y siempre seremos esclavos de nosotros mismos y de nuestras elecciones.


Suena contradictorio: cuando entregamos el control al Señor en lugar de actuar como si tuviéramos el control, tenemos el poder de dar nuestro fiat y establecernos para encontrar el significado en cada situación.


El poder de la elección


Entonces, ¿qué significa exactamente "dar nuestro fiat"? ¿Cómo se ve eso prácticamente?


Muchas personas en la vida cristiana sugerirían aceptar todo lo que se nos da, especialmente el sufrimiento, como un medio necesario de salvación. Y todo es un regalo del Señor para transformarnos en las personas para las que hemos sido creados.


Si bien eso es técnicamente cierto, puede sonar deprimente cuando se usa en esos términos.


“Se supone que debo sufrir en la miseria toda mi vida y aceptar todo lo que me dan. Entonces, ¿por qué los santos, personas que a menudo sufrían una pena extrema en la vida, eran algunas de las personas más alegres?”


Es el resultado de la forma en que usaron su libertad. Cuando se rindieron por completo a Jesús, no renunciaron a su libre albedrío y elecciones, sino que los abrazaron. No solo aceptaron lo que se les dio, sino que lo eligieron activamente y se lo ofrecieron a Jesús enamorado. ¡Y tenemos el mismo poder en nuestras vidas!



No aceptes, elige


No debemos simplemente aceptar nuestro estado en la vida. Deberíamos elegirlo. Hay una diferencia. La aceptación tiene una actitud apática "es lo que es", ante una circunstancia, mientras que tener la libertad de elegir tiene una actitud de voluntad y confianza.


Me sentí inspirada mientras leía "Libertad interior" del padre Jacques Philippe, porque expone cómo los santos eran tan alegres en tiempos difíciles. Él dice,


«No deberíamos limitarnos a aceptar las cosas de mala gana, sino que deberíamos consentir realmente en ellas, no soportarlas, sino en cierto modo “elegirlas” (incluso si de hecho no tenemos otra opción, y eso es lo que más nos molesta)» (p. 44-45).

Al elegir la circunstancia que más nos desagrada o nos molesta, transformamos lo que nos quitan —por la vida, los eventos o las personas— en algo ofrecido, no tomado. Eso es lo que la libertad puede hacer por nosotros si la usamos de la manera correcta (p. 57).


«La libertad humana es de una grandeza absolutamente inaudita. No confiere el poder de cambiarlo todo, pero sí nos da poder para darle un significado a todo, incluso a las cosas sin sentido; y eso es mucho mejor ... Nuestras vidas ya no tienen nada negativo, ordinario o indiferente. Las cosas positivas se convierten en motivo de gratitud y alegría, las negativas, una oportunidad de abandono, fe y ofrenda: todo se convierte en una gracia» (p. 57-58).


No hay que mirar atrás, solo hacia adelante


Así que hoy, hermanos, quiero desafiarlos a que se unan a mí para elegir los eventos de este día. No pienses en lo que “podría haber sido” o lo que “podría ser”, solo piensa en ahora.


¿Qué te ha dado Dios hoy?


¿Te está costando lidiar con algo en tu vida personal? Tal vez estás luchando emocional, física o espiritualmente. Sea lo que sea, no intentes huir de él. No solo lo aceptes. Ve un paso más allá: ELÍGELO. Usa tu libertad para dar sentido a cada momento de tu vida. Transforma las acciones aparentemente ordinarias e insignificantes de cada día en momentos de gracia.


Este es el camino hacia la santidad y la verdadera libertad interior: elegir con alegría dar nuestro fiat, nuestro todo, al Señor en cada momento de nuestras vidas.




Desde lo más profundo de mi alma,

Angie Menes.



#libertad #fe #fiat #elecciones #ecoevangelii

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii