• Angie Menes

Lo que realmente significa ser "pro-vida"

La virtud de la justicia en acción.


“No se hará justicia hasta que los que no se vean afectados estén tan indignados como los que sí lo están”.


Estas palabras, pronunciadas por Benjamín Franklin, reflejan la importancia de una de las virtudes cardinales: la justicia. Se define en el Catecismo como "la virtud moral que consiste en la voluntad constante y firme de dar lo que debemos a Dios y al prójimo... Dispone a uno a respetar los derechos de cada persona...” (CCE 1807).


Nuestra sociedad defiende la libertad y la justicia para todos, pero ¿realmente vivimos de acuerdo con estos ideales? Hablamos de libertad, pero somos esclavos de nuestros propios deseos egoístas. Hablamos de justicia, pero no defendemos a los más vulnerables. Promovemos la justicia cuando es conveniente, cuando se alinea con nuestros propios deseos y está dentro de nuestras zonas de comodidad.


Es fácil unirse a las masas en la lucha contra injusticias obvias como la agresión sexual, el acoso escolar, la discriminación racial, etc. ¡Defendemos estas causas todo el día, y con razón! ¿Pero qué pasa con las injusticias que van en contra de nuestras propias inclinaciones naturales? Esas son más difíciles de luchar.


No es fácil para una víctima de violación de quince años ver un ultrasonido, darse cuenta de que está cargando una vida y, naturalmente, querer a ese niño. No es fácil para un hombre cristiano virtuoso sentir compasión y deseo de ayudar a una mujer soltera que queda embarazada como resultado de su decisión de acostarse con diferentes hombres cada semana. Sin embargo, ambas personas, nacidas y no nacidas, merecen ser apoyadas y luchar por ellas y con ellas. Es en estos momentos, cuando los oprimidos son personas a las que no queremos ayudar, que nos damos cuenta de que la justicia es realmente sobre el amor al prójimo.


Dios no dijo que la justicia fuera fácil. Simplemente nos llamó a buscar justicia y corregir la opresión (ver Isaías 1,17).


Lo que significa ser pro-vida


Les garantizo que simplemente leyendo la palabra pro-vida, la mayoría de ustedes han sido activados para responder emocionalmente de una forma u otra. Nuestra cultura ha enfrentado agresivamente el movimiento pro-vida o antiaborto contra el movimiento "pro-elección" o pro-aborto hasta el punto en que muchas personas de ambos lados han olvidado por lo que realmente estamos luchando: justicia por todos.


La ciencia nos dice que la vida comienza en la concepción; este hecho es indiscutible. Pero la ciencia no nos dice cómo lidiar con esta verdad. Ahí es donde entra nuestra elección. Podemos elegir “tragarnos” los hechos incluso cuando no queremos y defender a los más vulnerables, o podemos usar la "libertad de elección" como un disfraz para que podamos vivir nuestras vidas como queremos.


La justicia nunca es conveniente ni cómoda. No siempre es natural o algo que queremos porque nos obliga a salir de nosotros mismos por amor a los demás. Defender la justicia significa cerrar la brecha: reconocer la dignidad y el valor inherentes en cada persona y luchar por su mayor bien. Ser pro-vida es MUCHO más que simplemente estar en contra del aborto. Significa cuidar al feto en el útero de la madre tanto como a la madre.


Jesús nos dice que cualquier cosa que hagamos por el menor de estos, se lo hacemos a Él (ver Mateo 25,40), y recordemos que la justicia no será servida hasta que nos superemos y hablemos por nuestro prójimo -sí, todos ellos, cada uno.


Cerrando la brecha


He visto a muchos defensores pro-vida luchar por los derechos de los no nacidos, pero les importa poco la mujer que se enfrenta al miedo aterrador de criar a un hijo, sola. He sido testigo de que las feministas proabortistas abogan por los derechos y libertades de las mujeres, pero ignoran por completo y no respetan las consecuencias que conllevan ciertas elecciones.


Si realmente estamos buscando justicia, debemos luchar por la madre y el niño. Debemos escuchar y acompañar a las madres solteras que se enfrentan a un embarazo inesperado. Debemos alentarles a elegir la vida y luego permanecer con ellas para proporcionar los recursos necesarios para criar a su hijo o colocarlo en adopción. Debemos abogar por los niños no nacidos con discapacidades cuyos padres no los quieren. Deberíamos luchar por los derechos de los ancianos que son maltratados y descuidados. Deberíamos informar a las personas sobre los peligros de los anticonceptivos y su daño para las mujeres y la sociedad.


Ser un defensor de la justicia lo abarca todo. No podemos luchar por una persona y no representar a la otra: elegir a quién queremos defender. Como dijo una vez el Papa emérito Benedicto XVI: «Cada uno de nosotros es el resultado de un pensamiento de Dios. Cada uno de nosotros tiene voluntad. Cada uno de nosotros es amado. Cada uno de nosotros es necesario».


Cómo ser un defensor


No me gusta el conflicto y odio ver a la gente pelear. Soy una pacificadora nacida por naturaleza -gracias papá jaja-, pero ser una defensora de la justicia requiere que hable cuando sea incómodo y de vez en cuando agite algunas aguas. Y eso puede dar miedo.


A menudo me pregunto si estoy haciendo lo suficiente. ¿Debo compartir más en línea sobre mis puntos de vista? ¿Debería hablar en las conversaciones con más frecuencia cuando escucho a amigos decir cosas directamente opuestas a la Verdad con respecto a cuestiones morales? ¿Cómo puedo vivir más radicalmente como Jesús nos pregunta a cada uno de nosotros?


Con tantas voces en el mundo, y sin suficiente lucha por la verdadera justicia, es nuestro deber ser audaces con la Verdad, incluso si nos hace sentir incómodos. En un mundo que adora hacer enemigos de personas con puntos de vista opuestos, es contracultural luchar por ambos lados, pero es lo que estamos llamados a hacer. Ambas partes de cualquier problema involucran a personas con dignidad inherente y valor infinito.


Aquí hay algunas formas en que cada uno de nosotros puede vivir con más valentía y abogar por la justicia en la vida cotidiana:


1. Busca la verdad absoluta. No podemos luchar por la justicia a menos que sepamos quién está siendo oprimido. Haz tu investigación sobre diferentes temas controvertidos. Trata de sacar tus propias opiniones o circunstancias de la vida y verlo desde todos los ángulos diferentes. Ver los hechos. Hay una Verdad absoluta en este mundo, que estamos llamados a buscar.


2. Orar. La oración siempre debe ser nuestra primera arma para la justicia. Ora por los oprimidos y los opresores. Ofrece un rosario para ellos. Haz un pequeño sacrificio. Y ora para que nuestros propios corazones se abran aún más a la Verdad. Si realmente entendiéramos el poder de la oración, lo usaríamos mucho más a menudo.


3. Visita a los oprimidos. Ve a pasar tiempo con aquellos a quienes defiendes. Ve a visitar un hogar de ancianos durante una hora un fin de semana. Ve a rezar pacíficamente fuera de una clínica de abortos. Se voluntario en un centro de crisis para mujeres embarazadas. Visita a los encarcelados.


4. Habla, en persona y en línea. Se un defensor en todos los sentidos de la palabra. No tengas miedo de compartir tus creencias con los demás. Me siento empoderada cuando otros comparten la Verdad; me inspiran a ser valiente en mis creencias. Tal vez tu pequeño acto de coraje le recuerde a alguien que no está solo en sus convicciones.


5. Amor. A veces las personas más difíciles de amar son las que se oponen a ti. Pero si realmente estamos luchando por la justicia, también significa defender su dignidad. Dios los ama tanto como te ama a ti. Él también desea su mayor bien. Entonces debemos hacer lo mismo.


¿Cómo te está llamando Dios a abogar por la justicia en tu vida?


Desde lo más profundo de mi alma,

Angie Menes.


#prochoice #prolife #justice

52 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii