• Angie Menes

Saborea el momento

Actualizado: ene 7

Siempre estoy perpleja cuando veo gente en conciertos tratando de filmar toda la experiencia. Bueno, que también he hecho eso en algunas ocasiones. Pero, comprendí que lo que podemos capturar en nuestros teléfonos no se verá ni sonará tan bien, ciertamente no tan bueno como la versión grabada o las fotos profesionales que podríamos buscar más tarde. Realmente, el propósito de estar en un concierto es solo eso: estar allí. Sentir la música vibrar a través de ti, estar entre la multitud de fanáticos, disfrutar de la proximidad a alguien cuyo talento admiras. Nuestros dispositivos no pueden capturar nada de lo bueno de un concierto. De hecho, intentar hacerlo realmente pone distancia entre nosotros y la experiencia que buscamos capturar.

Me siento así en gran parte de mi vida. Cuando me encuentro con lo bueno, lo verdadero y lo bello, quiero aferrarme a él para que se quede para siempre. Me muevo casi reflexivamente del encuentro a la conspiración para hacerlo permanente. Dios "gotea" bondad sobre mí, llenando mi vida con gracia, y en lugar de "marinarme" en esos momentos, los extraño porque ya estoy pidiendo más.  


Esto sucede a menudo con mi sobrina o mi hermanito menor. Hacen algo que derrite mi corazón como un abrazo a la hora de dormir o besos espontáneos, y apenas tengo tiempo para apreciar el momento antes de que me sorprenda la realidad de lo rápido que pasa el tiempo. Trato de absorber estos momentos y, sin embargo, me encuentro preocupada por lo agridulce de todo. La belleza y la intensidad de mi amor por ellos se ve ensombrecida por mi tristeza por la brevedad de la infancia. Solo quédate ahí y disfruta, me recuerdo, o el momento se habrá ido.


Cuando los israelitas viajaron a través de Egipto a la Tierra Prometida, Dios les dio maná todas las mañanas. Una sustancia parecida al pan cubrió el suelo, e instruyó a los israelitas a reunir solo lo que se necesitaba para el día; cualquier cosa por encima de eso se echaría a perder. Todos los días, los alimentaba. Durante cuarenta años, aprendieron a depender de Dios de nuevo cada día.


En este viaje de santidad, tú y yo caminamos juntos, en nuestra peregrinación de aquí a Casa, Dios nos ofrece este pan de cada día en forma de momentos, el sustento que hace que la vida valga la pena. Thomas Merton llamó a estos momentos semillas de contemplación; siempre delante de nosotros hay una invitación para entrar en esta vida más profundamente, para ver en este momento, esta tarea, esta persona ante nosotros, las formas en que Dios nos ama y nos llama a amar.  


El ruido de nuestras vidas a menudo ahoga estas invitaciones tranquilas. Nos dejamos llevar por el ritmo de nuestra cultura, o, exhaustos, nos detenemos por completo, abrazamos inmediatamente distracciones que nos adormecen en lugar de llenarnos. Nos olvidamos de abrazar la realidad que tenemos ante nosotros. Extrañamos el maná. O lo reconocemos, pero somos víctimas de la tentación opuesta. Hambrientos de significado, intentamos hacer que el momento dure para siempre: tener nuestro pan y comerlo también.


Por supuesto, quiero almacenar cada gramo de la bondad de la vida y disfrutarlo todo: las sonrisas de los más pequeños de la casa, la risa de mi familia en una conversación amena a la hora de la comida, el atisbo de una mariposa en reposo, lo curioso que se ve mi gatito al tomar una posición para dormir. Pero los momentos no se pueden acumular. Al igual que el pan del cielo, se ponen rancios cuando intentamos almacenarlos. No están destinados a durar; sirven para despertar nuestro anhelo por lo eterno, llevándonos más allá de nosotros mismos. Señalan algo más, significan algo más, el Amor trascendente que pacientemente espera nuestra atención.  


En la Transfiguración, Jesús les permite a los discípulos vislumbrar su divinidad. Con asombro, Pedro tiene el impulso de construir, de hacer un lugar permanente para la experiencia. Queremos permanencia. Dios nos ofrece algo más grande. Nos ofrece otro día. Nos pide que confiemos en que nuevamente nos llenará, nos sostendrá, nos amará. Muy a menudo cometemos el error de relegar lo espiritual a algo de otro mundo, y nuestro enfoque en la trascendencia eclipsa la realidad de que Dios está más cerca de nosotros que nosotros de nosotros mismos. 


Lo espiritual no puede separarse de lo cotidiano. Dios está en todo porque Dios lo sostiene todo.


Nos encontramos con Nuestro Padre en oración, con los brazos extendidos, pidiendo nuestro pan de cada día. Él nos responde, ofreciendo algo nuevo cada mañana. No olvidemos probarlo.  


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes. #vida #estrés #momentos #contemplacion #Dios #experiencias

4 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii