top of page
  • Foto del escritorAngie

Diseñadas para el amor

Comenzaría diciendo que, comprender la profundidad y la belleza detrás de la enseñanza de la Iglesia Católica sobre las mujeres es promover a las mujeres a un mayor grado en la sociedad.

Mujeres: diseñadas para el amor


No es ningún secreto que el movimiento feminista radical promueve el acceso ilimitado a la anticoncepción y al aborto. Dicen que estas cosas son críticas para que las mujeres puedan trabajar, perseguir sus sueños y tener los mismos derechos que los hombres.


Sin embargo, mi problema con esta lógica es que el control de la natalidad, la anticoncepción y el aborto le quitan algo a una mujer. Una mujer nació CON un útero, un ciclo menstrual y la capacidad de traer vida al mundo. Cuando Dios hizo a la primera mujer, la hizo a mano a ella y a sus partes del cuerpo con un propósito. Todos estos fueron regalos dados a una mujer que los hombres no tienen y no pueden tener.


Si las feministas seculares son realmente defensoras de las mujeres, ¿por qué están tratando de hacer que nuestros cuerpos se parezcan más a los de un hombre al retrasar o prevenir la ovulación o matar a los niños en nuestro vientre?


Los hombres no pueden quedar embarazados, por lo que no tienen que lidiar con algunas de las molestias físicas asociadas con traer vida al mundo. Eso significa que pueden trabajar más horas o alcanzar puestos más altos en el lugar de trabajo. ¡Pero eso está bien! ¡Este hecho biológico no los hace más grandes ni a nosotros más inferiores!


¡Debemos dejar de intentar hacer LAS MISMAS cosas como hombres y, en cambio, aceptar quiénes somos como MUJERES! Podemos hacer cosas increíbles... sólo de una manera diferente porque SOMOS diferentes con DIFERENTES DONES.


Las mujeres no necesitan cambiar partes de sí mismas para cumplir su misión en la vida. La igualdad de derechos entre sexos no significa igualdad de partes del cuerpo.


Para que podamos vivir verdaderamente el genio femenino como debería ser, debemos comenzar a adoptar esas cualidades que se nos otorgan sólo como mujeres y no ignorar la biología. Necesitamos abogar por la plenitud de una mujer: física, emocional, espiritual e intelectualmente. Hay tanta belleza para celebrar allí, y robarnos esa belleza para salir adelante en nuestras carreras o perseguir nuestras ambiciones egoístas es una verdadera tragedia.


La Iglesia católica y el feminismo


Ahora, algunos intentarán argumentar que la Iglesia Católica está reprimiendo los derechos de las mujeres debido a su firme postura contra el control de la natalidad y el aborto. Sin embargo, eso no podría estar más lejos de la verdad. La Iglesia defiende la igualdad en la dignidad y el valor de hombres y mujeres, al tiempo que reconoce el valor en la naturaleza complementaria de cada sexo.


Génesis 1,27 nos recuerda que Dios nos creó a cada uno de nosotros a su imagen y semejanza, "HOMBRE Y MUJER los creó". No los hizo iguales. Los hizo diferentes. Y con un propósito también.


San Juan Pablo II en su carta a las mujeres declara:

«La mujer es el complemento del hombre, como el hombre es el complemento de la mujer: mujer y hombre son entre sí complementarios. La femineidad realiza lo “humano” tanto como la masculinidad, pero con una modulación diversa y complementaria».

El venerable Fulton J. Sheen comparte algo de la naturaleza complementaria de los sexos en su libro "World’s First Love" cuando escribe:


«La marca del hombre es la iniciativa, pero la marca de la mujer es la cooperación. El hombre habla de libertad, la mujer de simpatía, amor, sacrificio. El hombre coopera con la naturaleza; La mujer coopera con Dios. El hombre fue llamado a labrar la tierra y gobernarla, la mujer a ser la portadora de la vida que viene de Dios» (p. 87).

Además, cuando Dios envió a su Hijo al mundo para salvarnos del pecado, pudo haberlo traído al mundo de varias maneras. Él es Dios. Pero ELIGIÓ que su Hijo naciera de una mujer. Una mujer humana. No necesitaba hacer esto. Entonces, ¿por qué lo hizo?


Dios sostuvo tanto el valor y la dignidad de las mujeres y la maternidad que eligió venir por ese camino. Y, además, trajo a su Hijo al mundo a través de la única mujer perfecta en toda la creación: María. Ella es nuestro ideal como mujeres católicas. Ella es a quien debemos emular porque es el ejemplo perfecto de vivir la feminidad al máximo. Ella aceptó que Dios la creó para ser Madre del Hijo de Dios. Y de manera similar, Dios nos llama a todas las mujeres para que le demos nuestro "sí", al entregar lo que queremos por lo que somos como mujeres.


Abrazar el genio femenino


Entonces, si la feminidad significa abrazar todo lo que una mujer es y para quién fue creada, ¿cómo podemos cada uno de nosotros, hombres y mujeres, vivir eso en nuestras vidas?


Para nosotras, las mujeres, significa vivir la dignidad que merecemos que se nos muestre.


Luchamos por la igualdad porque queremos que se nos muestre el mismo respeto que los hombres. En el lugar de trabajo, queremos salarios justos por lo que trabajamos. En la sociedad, queremos ser vistas como individuos inteligentes, capaces de cosas increíbles. En las relaciones, queremos ser valoradas por lo que somos como personas, no por objetos para el placer sexual. Queremos que se nos muestre el respeto que refleja nuestro valor.


Sin embargo, aunque nuestro valor como hijas de Dios nunca cambia, debemos comenzar a conducirnos de una manera que refleje ese valor. ¡Tenemos que dejar de vendernos en corto! Comienza con los actos más simples y pequeños, como lo que decidimos usar todos los días, y aumenta a las decisiones más importantes de qué carrera elegir y con qué hombre salir. Debemos reconocer el valor de cada persona humana, valorar el alma de cada individuo y mantener el sexo opuesto a un nivel más alto.


Y para ustedes, hombres… ¡De por sí es bastante difícil, estar tratando de vivir vidas virtuosas y santas, perseguir nuestras vocaciones profesionales y también navegar en las relaciones con ustedes! Somos hermosas y tenemos talento. Reconozcan la plenitud de nuestra persona, anímenos en nuestros sueños, validen nuestros sentimientos y emociones... ¡Así es como Dios nos creó! Necesitamos hombres fuertes que luchen por defender la belleza para la que fuimos creados. Como san Juan Pablo II dijo una vez: “Es deber de todo hombre defender la dignidad de cada mujer”.


Entonces, ya seas católico o no, hombre o mujer, espero que termines de leer esto con la convicción de quién fuiste creado para ser. Somos iguales en dignidad, pero no tenemos el mismo propósito. Así que dejemos de actuar así.



Desde lo más profundo de mi alma,

Angie M.

350 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page