La santa familia de San Juan Pablo II



El día 22 de octubre recordamos al santo papa Juan Pablo II, el papa peregrino, misionero incansable, quien defendió el matrimonio y la familia resaltando que edifican la Iglesia y que los hijos son don precioso del matrimonio. Fue beatificado por el papa Benedicto XVI y canonizado en 2014 por el papa Francisco, quien en la ceremonia de canonización dijo:


"San Juan Pablo II fue el Papa de la Familia".


¿Cómo fue la familia del "papa de la familia", te lo has preguntado? ¿Quiénes fueron sus padres? ¿Tuvo hermanos? Continúa leyendo que hoy vamos a viajar en el tiempo para conocer a la familia de san Juan Pablo II.


Su madre, Emilia Kaczorowska, nació en 1884 en Cracovia en el seno de una familia de artesanos zapateros; fue hija de Feliks y María, y tuvo ocho hermanos. Cuando tenía solo 13 años, su madre murió.


Su padre, Karol Wojtyla, nació en 1879 en Lipnik, hijo de Maciej y Anna, una familia de sastres; a los dos años, perdió a su madre. En 1900 fue llamado a servir en el ejército, se desempeñó como cabo y fue enviado a la Escuela de Cadetes de Infantería en Lviv. Sirvió como soldado profesional y suboficial en Cracovia y Wadowice.


En 1905, Emilia conoció a Karol y se casaron en 1906 en la iglesia de san Pedro y san Pablo en Cracovia. Fruto de su matrimonio y don de Dios, tuvieron tres hijos: Edmund, que nació en 1906; Olga, quien murió poco tiempo después de nacida; y Karol, quien nació en 1920, cuyo embarazo fue de alto riesgo para Emilia y donde le habían propuesto abortar.


De izquierda a derecha: Emilia y Karol Wojtyla; al centro, el pequeño Karol acompañado de sus padres; y a la derecha, el pequeño Karol de niño.


En 1929, el año en que Karol hijo recibió la primera comunión, la salud de su madre se deterioró cada vez más y el 13 de abril de ese año, después de recibir los últimos sacramentos, falleció. Así con 9 años, Karol quedó huérfano de madre.


En 1932, su hermano Edmund, quien era médico, se contagió de escarlatina, una enfermedad para la que en ese momento no había vacuna y murió a los 26 años, siendo quien enseñó a Juan Pablo II lo que es sacrificar la vida por el bien de los demás.


En 1938, Karol padre e hijo se mudaron a Cracovia, donde el hijo estudió la universidad. En 1941, su padre a los 63 años de edad, murió de una insuficiencia cardíaca cuando Karol hijo tenía tan solo 21 años.


La familia de san Juan Pablo II fue una familia devota cristiana. Su madre Emilia tuvo una gran influencia en su educación religiosa: fue quién le enseñó a orar. Se sabe que se ha iniciado dos procesos de beatificación por separado para demostrar que Emilia y su esposo Karol practicaron virtudes heróicas y santas.


Después de leer la vida de san Juan Pablo II, me queda en el corazón cómo es que prácticamente perdió a toda su familia, y seguramente fue bastante doloroso quedarse solo, y aun así es el papa de la familia y del matrimonio. Para él, su familia lo fue todo, allí aprendió los valores que lo guiaron durante toda su vida.


Su familia fue una oración que se hizo vida y trascendió de tal manera que toda su vida fue una oración.


Por este testimonio también me resuena en el corazón que los padres que viven en santidad crían hijos santos. Sin duda los padres son responsables también de la salvación de los hijos. Lo que enseñaron y dejaron a san Juan Pablo II sus padres, literalmente lo llevaron al cielo.


En este día en que recordamos a este gran papa, su pontificado y legado, pidamos a Nuestra Madre Santísima, a quien él tanto amaba, por las familias, con una oración de su autoría:


Oh Dios, de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra, Padre que eres amor y vida, haz que cada familia humana sobre la tierra se convierta, por medio de tu Hijo, Jesucristo, "nacido de Mujer", y mediante el Espíritu Santo, fuente de caridad divina, en verdadero santuario de la vida y del amor para las generaciones que siempre se renuevan.

Haz que tu gracia guíe los pensamientos y las obras de los esposos hacia el bien de sus familias y de todas las familias del mundo. Haz que las jóvenes generaciones encuentren en la familia un fuerte apoyo para su humanidad y su crecimiento en la verdad y en el amor. Haz que el amor corroborado por la gracia del sacramento del matrimonio, se demuestre más fuerte que cualquier debilidad y cualquier crisis, por las que a veces pasan nuestras familias. Haz finalmente, te lo pedimos por intercesión de la Sagrada Familia de Nazaret, que la Iglesia en todas las naciones de la tierra pueda cumplir fructíferamente su misión en la familia y por medio de la familia.

Tú, que eres la vida, la verdad y el amor, en la unidad del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén.


San Juan Pablo II, ruega por las familias, por los matrimonios, ruega por nosotros. Gracias por tu gran legado, gracias por acompañarnos en este camino al cielo.









63 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo