• Angie Menes

Al polvo volveremos

Una reflexión del miércoles de cenizas y 40 citas para 40 días.


“Porque polvo eres y al polvo volverás”.

(Génesis 3,19.)


Cuando vayamos a misa el miércoles y entremos en la temporada de Cuaresma, escucharemos al sacerdote decir estas palabras mientras traza la señal de la cruz en nuestras frentes con cenizas. Sé que puede sonar un poco extraño, pero las palabras me parecen reconfortantes.


Antes de que me llames loca por pensar que mi inminente muerte y decadencia es un pensamiento reconfortante, escúchame – léeme.


Todos morimos. Los más ricos de los ricos y los más pobres de los pobres. El peor de los pecadores y el mayor de los santos. Lo que significa que mis preocupaciones pequeñas, mezquinas y materiales -la forma en que me veo, el éxito que tengo, si puedo ahorrar lo suficiente para mi futuro, si alguna vez encuentro un cónyuge, etc.- realmente no importan en el gran esquema de vida porque todo se convertirá en polvo de todos modos. ¿Pero mi alma? Sí, esa cosa está por toda la eternidad, ya sea en el cielo o en el infierno, así que mejor cuídala bien.


El recordatorio del Miércoles de Cenizas de que mi cuerpo es temporal, pero mi alma lo es para siempre, me lleva de vuelta a la realidad de lo que en mi vida realmente debería estar trabajando: el cielo. Es la manera perfecta de comenzar los cuarenta días de oración, ayuno y limosna que caracterizan a la Cuaresma.


El tiempo de sacrificio que conduce a la Pasión, muerte y Resurrección de Cristo, nos permite sumergirnos profundamente en nuestra vida interior y retirar nuestras capas una por una hasta que estemos completamente desnudos. Hasta que todo lo que queda es nuestra alma frente a Cristo en la cruz el Viernes Santo. Al mirarlo a Él, todo lo que tendremos que darle es a nosotros mismos. Es insuficiente, pero eso es todo lo que quiere. No quiere los regalos lujosos o las oraciones perfectas y piadosas. Solo nuestra humilde humanidad con Él en la Cruz.


40 citas para 40 días


Navega a través de las Escrituras y notarás que el número 40 es tan popular como el Instagram de Taylor Swift.


  • La gran inundación duró 40 días (ver Génesis 7,12)

  • Moisés pasó 40 días en el monte Sinaí (ver Éxodo 34,28)

  • Los israelitas vagaron por el desierto durante 40 días (ver Números 14,33)

  • Jesús ayunó en el desierto por 40 días (ver Mateo 4,2)

  • Estás a punto de entrar en la temporada de Cuaresma, que dura 40 días.


¿Coincidencia?

Jajaja, ni siquiera un poco.


El número 40 representa algo tan hermoso: un período de preparación y limpieza (a través del ayuno, la oración y la limosna) para algo grandioso que se avecina. La Cuaresma es el momento perfecto para refrescar nuestros corazones y reenfocarnos en lo que realmente importa. Es por eso que renunciamos a las cosas (buenas y malas) que nos distraen y nos alejan de Dios.


Pero, la Cuaresma también es un momento peligroso para conformarse con expectativas poco realistas o resultados mediocres. Especialmente cuando comenzamos a cuestionar qué decir "no" a esa deliciosa hamburguesa con queso ya preparada frente a nosotros al azar en viernes de Cuaresma realmente puede hacer por nosotros.


La Cuaresma es mucho más que una abstinencia sin sentido. Se trata de renunciar a las cosas pequeñas para crecer en nuestra capacidad de no ceder ante las cosas más grandes. Se trata de crecer en paciencia con nosotros mismos y en relación con Dios a través de la oración. Se trata de recordar la increíble misericordia de Dios y su deseo interminable de perdonarnos, de perdonarte, de perdonarme. Se trata de crecer en humildad; porque cuanto antes reconozcamos que no podemos hacerlo todo por nuestra cuenta, más rápido nos daremos cuenta de que Dios lo tiene todo bajo control.


Sin embargo, seguimos siendo humanos y olvidamos estas simples realidades. Por lo tanto, debemos recordar que alcanzar la santidad no es solo un lujo para unos pocos, sino una realidad para todos nosotros.


Cuando tu paciencia es escasa y el ayuno pierde su significado:


«El ayuno limpia el alma, eleva la mente, somete la carne al espíritu, hace que el corazón sea contrito y humilde, dispersa las nubes de concupiscencia, apaga el fuego de la lujuria, enciende la verdadera luz de la castidad».

San Agustín.


«Se podría decir que la oración sin ayunar es como boxear con una mano atada a la espalda, y que ayunar sin oración es, bueno, una dieta».

Matt Fradd.


«Cuando ores, ve a tu habitación interior, cierra la puerta y reza a tu Padre en secreto. Y tu Padre que ve en secreto te lo pagará».

Mateo 6,6.


«El ayuno y la limosna son “las dos alas de la oración” que le permiten ganar impulso y llegar más fácilmente incluso a Dios».

San Agustín.


«La paciencia obtiene todas las cosas».

Santa Teresa de Ávila.


«El ayuno está íntimamente relacionado con la oración. Porque la mente de alguien que está lleno de comida y bebida está tan arraigada que no puede elevarse a la contemplación de Dios, o incluso comprender lo que significa la oración».

Catecismo del Concilio de Trento.


«El objetivo del ayuno es la unidad interior. Esto significa escuchar, pero no con el oído; escuchar, pero no con el entendimiento; es escuchar con el espíritu, con todo tu ser».

P. Thomas Merton.


«La paciencia es poder. La paciencia no es una ausencia de acción; más bien es "tiempo", espera el momento adecuado para actuar, los principios correctos y de la manera correcta».

V. Fulton J. Sheen.


«La paciencia es la compañera de la sabiduría».

San Agustín.


«Ten paciencia con todas las cosas, pero antes que nada contigo mismo».

San Francisco de Sales.


«El ayuno es el alma de la oración, la misericordia [dar limosna] es el alma del ayuno. Que nadie intente separarlos... Entonces, si rezas, ayuna; si ayunas, muestra misericordia».

San Pedro Crisólogo, Doctor de la Iglesia.


«¿Deseas que tu oración vuele hacia Dios? Haz dos alas: ayuno y limosna».

San Agustín.


Cuando la oración parece difícil:


«El Señor está cerca de los quebrantados de corazón, y salva a los aplastados en espíritu».

Salmo 34,18.


«No es necesario usar muchas palabras o palabras que suenen alto. Solo repite a menudo: "Señor, muéstrame tu misericordia como mejor sabes" o "Dios, ven en mi ayuda"».

San Marcario de Alejandría.


«Busca a Dios en todas las cosas y encontraremos a Dios a nuestro lado».

San Pedro Claver.


«¿No sabes cómo rezar? Ponte en presencia de Dios, y tan pronto como hayas dicho: "¡Señor, no sé cómo orar!", puedes estar seguro de que ya has comenzado».

San Josemaría Escrivá.


«Busca una relación cuando oras, no respuestas. No siempre encontrarás respuestas, pero siempre encontrarás a Jesús».

P. Mike Schmitz.


«La oración es estar en términos de amistad con Dios, frecuentemente conversando en secreto con Aquel que, sabemos, nos ama».

Santa Teresa de Ávila.


«Al mirar a Dios en meditación, toda tu alma se llenará de Dios».

San Francisco de Sales.


«Si los pulmones de la oración y la Palabra de Dios no nutren el aliento de la vida espiritual, corremos el riesgo de asfixiarnos en medio de mil preocupaciones diarias. La oración es el aliento del alma y de la vida».

Papa Benedicto XVI.


«La oración es una oleada del corazón; es una simple mirada hacia el cielo, es un grito de reconocimiento y de amor, que abarca tanto la prueba como la alegría».

Santa Teresa de Lisieux.


«Reza, espera y no te preocupes. La preocupación es inútil, Dios es misericordioso y escuchará tu oración».

San Pío de Pietrelcina.


Cuando luchas por encontrar confianza en la misericordia y el perdón de Dios:


«El rostro de Dios es el rostro de un padre misericordioso que siempre es paciente. ¿Has pensado en la paciencia de Dios, la paciencia que tiene con cada uno de nosotros? Esa es su misericordia. Él siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros; nos entiende, nos espera, no se cansa de perdonarnos si podemos regresar a Él con un corazón contrito».

Papa Francisco (discurso del Ángelus, 17 de marzo de 2013).


«No necesitas revolcarte en la culpa. Revuélcate en la misericordia de Dios».

San Juan Vianney.


«La confesión sana, la confesión justifica, la confesión otorga el perdón del pecado ... En la confesión hay una posibilidad de piedad. Créelo firmemente. Espero y confíe en la confesión».

San Isidoro.


«El amor constante del Señor nunca cesa, y sus misericordias nunca llegan a su fin; son nuevos cada mañana; grande es tu fidelidad».

Lamentaciones 3, 22-23.


«La luz brilla en la oscuridad, y la oscuridad no la ha vencido».

Juan 1,5.


«Dios crea de la nada. Maravilloso, dices. Sí, sin duda, pero hace lo que es aún más maravilloso: hace santos de los pecadores».

Soren Kierkegaard


«Dios actúa misericordiosamente, no yendo en contra de su justicia, sino haciendo algo más que justicia».

Santo Tomás de Aquino.


«Dios nunca se cansa de perdonarnos; nosotros somos los que nos cansamos de buscar su misericordia».

Papa Francisco.


«Usted es, señor, bueno e indulgente, lleno de amor con quienes lo invocan».

Salmo 86,5.


«No hay miseria que pueda igualar Mi misericordia».

Jesús a santa Faustina.


Cuando necesites humildad:


«¡Señor, ten piedad de mí! ... No hago ningún esfuerzo por ocultar mis heridas. Eres mi médico, yo tu paciente. Eres misericordioso, necesito misericordia».

San Agustín.


«Apóyate en tu Amado, porque el alma que se abandona en las manos de Jesús en todo lo que hacen, es llevada en sus brazos».

Santa Clara.


«Nuestros pecados no son más que un grano de arena a lo largo de la gran montaña de la misericordia de Dios».

San Juan Vianney.


«Simplemente toma todo exactamente como está, ponlo en las manos de Dios y déjalo con Él. Entonces podrás descansar en Él, realmente descansar».

Santa Teresa Benedicta de la Cruz.


«A medida que aumentan los regalos en usted, deje que su humildad crezca, ya que debe considerar que todo se le da es en préstamo».

San Pío.


«El verdadero progreso se mueve silenciosa y persistentemente sin previo aviso».

San Francisco de Sales.


«La gran santidad consiste en llevar a cabo los "pequeños deberes" de cada momento».

San Josemaría Escrivá.


«¿Quieres levantarte? Comienza descendiendo. ¿Planeas una torre que atravesará las nubes? Sienta primero los cimientos de la humildad».

San Agustín.


«Hay más valor en un pequeño estudio de la humildad y en un solo acto que en todo el conocimiento del mundo».

Santa Teresa de Ávila.


«El arma más poderosa para conquistar al diablo es la humildad. Porque, como no sabe en absoluto cómo emplearlo, tampoco sabe cómo defenderse de Él».

San Vicente de Paul.


Hermano (a), esta Cuaresma, cuando te encuentres necesitando un pequeño empujón extra para luchar más, ver más claro, esperar mejor... no busques más que aquí.


También, al entrar en la temporada de Cuaresma esta semana, me gustaría desafiarte a elegir una forma estratégica de excavar en las capas de tu corazón durante los próximos cuarenta días. ¿Qué preocupaciones terrenales, preocupaciones materiales y placeres fugaces ocupan tus pensamientos y roban tu tiempo al verdadero Amante de tu alma? Tal vez hagas un viaje progresivo de Cuaresma, agregando otra pequeña tarea o sacrificio cada semana para purificar aún más tu alma.


Lo que elijas, hazlo personal. Despega las capas para que realmente puedas vivir la Pasión, la muerte y la Resurrección con Nuestro Señor. Date a ti mismo esta temporada de Cuaresma. El/la mejor. Lo peor. El/la mediocre. Lo normal. Él lo quiere todo. Él solo te quiere a ti. Y recuerda que 40 días realmente no es tan largo como crees que es.


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.



#lent #bestlentever #cuaresma #cuaresma2020 #quotes #citas #humildad #ayuno #abstinencia #oración #pray

México

Todos los derechos reservados © 2020 Eco evangelii