• Angie Menes

Corre para ganar

Actualizado: ene 7

Abrazando nuestro llamado personal a la santidad.


Hay un llamado universal a la santidad: cada uno de nosotros está llamado a ser un santo.


Pero creo que a veces olvidamos que si bien esta llamada es universal, también es personal. Podemos obtener fácilmente una imagen de Dios mirando hacia abajo desde su trono celestial, llamándonos como Oprah dándoles a todos un auto nuevo: “¡Recibes un llamado a la santidad! ¡Recibes una llamada a la santidad! ¡Todos reciben un llamado a la santidad! -jajajajaja que gracioso imaginarlo-.


Si bien debemos reconocer la universalidad de nuestro llamado a la santidad, también debemos ver la individualidad de nuestro llamado. Dios no quiere santos que corten las galletas. Si lo hiciera, lo haríamos posible. Pero cuando miramos a los santos de nuestra Iglesia, nos encontramos con una rica diversidad. Santos que eran sacerdotes, hermanas, esposos, esposas, padres, madres, maestros, estudiantes, escritores, artistas... la lista sigue y sigue. Cuando olvidamos el llamado de Dios para nosotros -personal, particular y único- olvidamos que nuestra respuesta también debe ser personal, particular y única.


¿Quién me llamas a ser?


Hay ciertas cosas que estamos obligados a hacer como católicos (por ejemplo, seguir los Preceptos de la Iglesia y adherirnos a los Diez Mandamientos), nuestras respuestas individuales al llamado de Dios a la santidad serán muy diferentes entre sí. Dios nos creó a cada uno individualmente, intencionalmente y con cuidado. Cuando te tejió en el vientre de tu madre, fue con una visión de ti como un santo.


Dios nos creó a cada uno de nosotros para una misión específica en este mundo. Nos mira directamente a los ojos y dice: "Hijo (a) mío (a), te amo. Veo tu corazón, conozco tus talentos y tus pasiones. Te quiero en mi equipo, compartiendo esos regalos con el mundo para mi reino. Te quiero conmigo en el cielo. Quiero que seas un (a) santo (a)".


Al entrar en este nuevo año, pregúntale: “¿Qué tipo de santo me estás pidiendo que sea?” Haz un plan activo para tu santidad. Sueña con Dios acerca de la persona que Él desea que seas.


Y entonces sé esa persona.


Corriendo para ganar


El llamado de Dios para ti es profundamente personal, así que no puedo sentarme aquí y decirte cómo será tu camino hacia la santidad. No puedo decirte qué virtudes te está pidiendo Dios que cultives en este momento, en qué quiere que inviertas tu tiempo, o el tipo de vida de oración que te está invitando a desarrollar. Depende de ti considerar y planificar con el Señor. Pero aquí hay algunos consejos generales que me han ayudado como he soñado con el Señor:


1. Examina tu vida. Muchas veces, no tienes que mirar muy lejos para ver en qué te está llamando Dios a trabajar. Considera los roles que desempeñas (padre, hijo, alumno, maestro, líder) y pregúntale a Dios cómo puedes ser una versión más amorosa de esa persona. Quizás necesites cultivar más humildad para poder ser un mejor líder de servicio. O tal vez necesites aprender a decir que no y dejar de estirarte tanto que puedas dedicar más tiempo y atención a tus padres, cónyuge o hijos.


2. Sé puntual. Si eres como yo, tu vida a veces termina así: le pido a Dios que me dé la gracia de hacer lo que creo que me está llamando... y luego me siento, girando los pulgares, esperando la gracia caer del cielo y en mi regazo para que pueda hacerlo. Pero la realidad es que debemos pedirle a Dios que nos dé la gracia de hacer lo que Él nos llama y luego hacerlo, confiando en Su providencia y confiando en Su fuerza. No nos convertimos en santos sentados. Nos convertimos en santos al ser santos.


3. Sé gentil y severo. Habrá momentos en que nos caeremos. Habrá momentos en que no hagamos las cosas como deberíamos o creemos que deberíamos ser mejores. Necesitamos aprender a enfrentar estos momentos, siendo gentiles y severos, lo suficientemente gentiles como para no ser nuestro mayor crítico, pero lo suficientemente severos como para evitar la complacencia. San Francisco de Sales dice que cuando descubramos que hemos caído, deberíamos hablarnos a nosotros mismos de esta manera: “¡Ay, mi pobre corazón, aquí estamos, caídos en el pozo que estábamos decididos a evitar! Bueno, debemos levantarnos de nuevo y dejarlo para siempre. Debemos invocar la misericordia de Dios y esperar que sea más estable en los próximos días. Comencemos nuevamente por el camino de la humildad. Seamos de buen corazón y desde este día estemos más en guardia. Dios nos ayudará; lo haremos mejor” (Introducción a la vida devota, III.9).


4. Debes estar abierto a la redirección. A veces, lo que parece ser más urgente para nosotros no es en realidad a lo que Dios está tratando de llamarnos. Con una atención a la oración, nuestros ojos se abrirán continuamente a quien Dios nos pide que seamos. Ten en cuenta que lo que necesitas ahora en esta temporada puede ser diferente de lo que necesitas en otra temporada. Si se te redirige ¡no pienses que has perdido el tiempo! Dios puede usar cada estación y cada trabajo honesto ofrecido para Su gloria.


5. Sé disciplinado. En su primera carta a los corintios, San Pablo dice: "¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, mas uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis! Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible" (1 Cor 9, 24-25). Amigos míos, seguramente habrá días en que hacer lo que Dios nos pide no parece que valga la pena o que no esté a nuestro alcance. Pero como corredores que entrenan para un maratón, estamos trabajando para nuestra santidad. Comprométete incluso cuando sea difícil. Corre para ganar.


Queridos hermanos, Dios quiere que sean santos. ¿Entonces que estas haciendo al respecto?


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.


#navidad #propositos #añonuevo #felizañonuevo #santidad #santo

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii