El Dador y sus dones

Cuando la oración no se siente bien.


Si lo estuviera haciendo bien, ¿no estaría inundada de consuelo?


Me he hecho esta pregunta varias veces en los últimos meses mientras “luchaba” con la oración. Admito que gran parte de mi oración ha sido distraída y apresurada. Pero incluso en mis mejores días, sigo sintiendo que ha estado con un sin sentido, “árida” o hasta aburrida. Dios todavía se siente tan lejos. Recuerdo aquellos días en que Dios se sentía tan maravillosamente cerca de mí y recuerdo la dulzura y la alegría de cada momento. Me pregunto si volveré a sentir ese consuelo y cuándo volveré a hacerlo.


Cada día, cuando me siento a rezar, me encuentro ansiando esa dulzura. Pienso para mí misma: tal vez esta vez. Tal vez hoy, sentiré la presencia de Dios.


Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, sentí que Dios me interpelada con estos pensamientos: ¿Estás rezando solo para recibir lo que quieres? ¿O estás rezando para estar conmigo, Aquel que te ama tanto?



El Dador y sus dones


Es muy fácil pensar que la oración tiene el propósito de pedirle a Dios lo que queremos: consuelo y peticiones respondidas. Cuando en realidad, estas cosas (¡incluso cuando son realmente buenas!) Pueden convertirse rápidamente en ídolos. Pueden convertirse en los tipos de apegos incorrectos. Claro, pueden no parecer "apegos mundanos" como dinero, reconocimiento o placer. Pero todavía no son Dios.


No debemos rezar para que nos consuelen, sentirnos alegres o recibir las respuestas a nuestras peticiones porque la verdad es que Dios no nos debe nada. Más bien, todas estas cosas son verdaderos regalos de un Padre amoroso. Sin embargo, pueden cegarnos rápidamente. Es muy fácil para nosotros comenzar a querer los regalos más de lo que queremos al Dador.


Nuestra oración debe ser un acto de amor. Es elegir reservar tiempo para estar con nuestro Padre, Redentor y Santificador cuando podríamos estar haciendo otras mil cosas. En los días más dulces, es compartir momentos íntimos con el Amante de tu alma. En los días más difíciles, estás apareciendo y luchando contra tu incomodidad, distracción y cansancio por Aquel que te ha dado la vida.


En todo momento, la oración se trata mucho más de Dios que de nosotros.



Estoy lista para esperarte


En una temporada como esta, no puedo evitar pensar en Santa Teresa de Calcuta. Ella escuchó el llamado de Dios para su vida y se comprometió a ello por completo. Fue conocida en todo el mundo en su vida por sus actos de amor y servicio. Ella comenzó su propia orden religiosa e incluso ganó el Premio Nobel. El mundo la conocía por su gentileza, su cuidado y su amor por el Señor.


Después de su muerte, sin embargo, sus cartas a su director espiritual fueron reveladas. Esta gentil mujer, que había renunciado a todo para dedicar su vida al Señor, confesó que durante la mayor parte de su vida sintió una intensa sequedad espiritual y soledad. Sintió como si Dios estuviera lejos de ella y tenía muchas dudas sobre su vida.


Y, sin embargo, en una carta a Jesús, ella escribió: "Te ruego solo una cosa, por favor, no te tomes la molestia de volver pronto, estoy lista para esperarte por toda la eternidad".


Aunque sentía que Dios estaba lejos de ella, seguía “apareciendo” en la oración por Él todos los días y estaba dispuesta a esperarlo para siempre, porque amaba al Dador más que a los regalos.



Él es Bueno


No digo que no debamos recurrir al Padre con nuestras peticiones, sino que debemos hacerlo con total humildad, sin esperar que Él responda a nuestra manera o en nuestro tiempo. Más bien, debemos acudir a Él con nuestras peticiones, nuestros sueños y nuestros miedos porque sabemos que Él está allí. Sabemos que está escuchando y estamos seguros de su presencia, incluso si no la sentimos.


Si nuestras oraciones fueran respondidas como esperábamos, regocijémonos. Pero si no, aún debemos volver a la oración al día siguiente. Y el siguiente. Porque estamos seguros de Su amor y lo amamos a cambio.


Si nos inunda con su presencia consoladora, cantemos en alabanza. Pero si no, todavía es Bueno. Y eso solo es razón suficiente para nuestra alabanza.


Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.




#aridez #desolacion #sequia #oracion

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii