• Angie

8 razones por las que la Asunción de María es tan importante

La Asunción de María, que celebramos el 15 de agosto, no es solo un extra católico o un complemento a los fundamentos de la fe. Es una enseñanza de vital importancia con raíces profundas en las Escrituras y relevancia directa para nuestra vida diaria.


Aquí hay ocho formas en que es significativo.


1. Seremos partícipes de la resurrección de Cristo. En el centro de nuestra fe está la creencia, basada en los relatos bíblicos, de que Cristo experimentó una resurrección corporal de entre los muertos y ascendió, mientras aún tenía forma corporal, al cielo. La Asunción de María confirma que esta extraordinaria inversión de la muerte no se limita a Cristo. Si María pudo acabar en el cielo, en cuerpo y alma, también nosotros, que compartimos su humanidad.


2. Nuestra esperanza es una resurrección física. El punto central del dogma es su énfasis en la asunción corporal de María. De lo contrario no habría necesidad de ello. Argumentar que el alma de María fue al cielo al final de su vida terrenal no es afirmar nada diferente de lo que le sucede a cualquier otra persona que murió en estado de gracia. (Por supuesto, aquellos que no son santos tendrían que detenerse en el purgatorio antes de entrar en la plenitud del cielo, pero aún así el punto general se mantiene).


La asunción de María nos recuerda que la salvación es holística. Dios no solo salva a la mitad de nosotros. Él no solo saca el alma de la cáscara de un cuerpo pecaminoso. Somos salvos en la plenitud de nuestra humanidad, cuerpo y alma. (El Papa Pío XII presenta este argumento en su definición del dogma).


3. El cielo es para los santos. Una de las peculiaridades del Antiguo Testamento, al menos desde nuestra perspectiva, es que no tenía un concepto bien definido del cielo. Cuando la gente moría, incluso los justos, terminaban en el Seol, el inframundo sombrío que es el equivalente hebreo del Hades griego. Los antiguos israelitas entendían que había un templo celestial desde el cual reinaba Dios. Esto está bellamente representado en la visión de Isaías. Pero no necesariamente vieron el cielo como un destino para los santos. Enoc, Elías y Moisés fueron excepciones a la regla.


La Asunción de María aclara y confirma que el cielo del Nuevo Testamento es un lugar donde los santos experimentan la presencia de Dios. Ella es la primera en entrar bajo el Nuevo Pacto. No podemos estar seguros de que el Buen Ladrón fue directamente al cielo, pero eso es tema para otra ocasión. En cierto modo, María abrió el cielo para el descanso de los santos, así como abrió la tierra a la plenitud de la presencia de Dios Encarnado.


4. La reversión final de "la caída". La Iglesia enseña que María comparte la suerte de Cristo. Esto se basa en su papel como la Nueva Eva para su Nuevo Adán, lo cual es evidente en la profecía de Simeón y su presencia en la crucifixión. La Asunción de María al cielo es la reversión final de los males del pecado y la muerte desencadenados por "la caída".


5. El hombre no está destinado a estar solo. Ser humano es vivir en relación con otro. Esta es una de las primeras cosas que la Escritura enseña acerca del hombre. En el Jardín del Edén, Adán estaba en el paraíso, presumiblemente sin nada, incluida la compañía de sus semejantes, pero "no era bueno" para él estar "solo". Así que Dios creó a Eva. Cristo, que era perfectamente humano, "necesita" la compañía perfecta de otro ser humano, especialmente en el paraíso, como señala el teólogo Matthew Levering en su libro sobre la Asunción. Cristo no es un salvador solitario. En su divinidad disfruta de la comunión de la Trinidad. En su humanidad reina desde el cielo con Su Madre.


6. La veneración mariana es cristocéntrica. La Asunción de María significa que no hay huesos ni tumbas de Nuestra Señora para venerar. Es decir que, contrariamente a las acusaciones protestantes, la veneración mariana es particularmente cristocéntrica. Gracias a la Asunción, es imposible pensar en Ella sin considerar que ahora está en la plenitud de la presencia celestial de Cristo.


7. María está en una posición única para ayudarnos. Aunque las almas en el cielo no están privadas de la visión beatífica, están algo limitadas por no tener cuerpos, según Santo Tomás de Aquino. Él explica que "las almas sin cuerpos están en un estado antinatural, carecen de perfección y se les niega la plenitud de la felicidad" (Summa Theologiae, pregunta 75, artículo 1). Incluso la visión beatífica se ve afectada de alguna manera. Aunque Dios está viendo a través del ojo del intelecto, las almas necesitan cuerpos para ver su gloria reflejada en otras criaturas, según Tomás de Aquino. La Asunción de María asegura que Ella no tiene ninguna de estas limitaciones.


Tener su cuerpo es particularmente crucial para Ella dado que es una fuente de gran parte de su poder: en la Encarnación, Dios tomó carne de María y fue a través de su cuerpo que nació. El resultado de esto es que María tiene todo lo que necesita para ver nuestros problemas, así como nuestro potencial para la santidad, y para ayudarnos a crecer como pequeños Cristos.


8. La belleza de María se perfecciona. Una implicación adicional de lo que acaba de decirse anteriormente es que, la belleza de María en el cielo es perfecta. Ella no es un alma desencarnada. Ella no es un espíritu revoloteando en el paraíso. La belleza que se desposó con el Espíritu Santo vive en su plenitud en el cielo, como bien nos muestra la visión de Apocalipsis 12. Esta es una de las razones por las que la Iglesia venera a María por encima de todos los demás santos.



140 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo