¿María es Madre de Dios?

La Maternidad no es un concepto ambiguo, al cual podemos adjetivar para darle, en cada momento, el significado práctico que más nos pueda interesar, según nuestros deseos y apetencias.


Maternidad, “engloba un conjunto de fenómenos que se desarrollan en la mujer, que van más allá de una sola disciplina, es decir, maternidad no es solo el hecho de que biológicamente ocurra el proceso de reproducción (dar a luz), sino que representa la generación de un nuevo ser humano, para lo que es necesaria la integración de otras dimensiones[1].

Su definición, de forma general, podría ser la de todo el conjunto de acciones realizadas a favor de la mujer en época de gestación, nacimiento de la nueva persona, cuidados posteriores, atención y ayuda al nacido. Es decir: concepción, embarazo, parto, crianza y desarrollo.


No se puede separar por tanto lo que significa el hijo de lo que significa la madre, ni viceversa. El estado es de una unión explicita aplicable a todos los aspectos, aun cuando faltare alguna etapa de crecimiento, lo que fuere la madre en cierto modo será el hijo y el hijo sería reflejo de lo que la madre constituye. A buena madre, generalmente, buenos hijos y se cumple al revés también.


Todo lo expuesto hasta ahora corresponde a la maternidad natural común de las mujeres, otorgada por Dios. Pero, como cristianos debemos también profundizar en el misterio de la relación Madre-Hijo de Jesús y la Virgen María. Maternidad que comparte una parte humana y otra divina. Porque sí, María es Madre de Dios.


En el diccionario encontramos que "madre" es la mujer que engendra. Se dice que es madre del que ella engendró. Si aceptamos que María es madre de Jesús y que Él es Dios, entonces María es Madre de Dios.


Es bueno entonces, hacernos una pregunta: "¿Cómo puede ser María la madre de Dios, si Dios ya existía antes de que ella naciera?"


No se debe confundir entre el tiempo y la eternidad. María, obviamente, no fue madre del Hijo eternamente. Ella comienza a ser Madre de Dios cuando el Hijo Eterno quiso entrar en el tiempo y hacerse hombre como nosotros.


Para hacerse hombre quiso tener madre. Gálatas 4:4: "al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer". Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios, por ende, María es madre de Jesús, Dios y hombre verdadero.

Así María es Madre de Dios, no porque lo haya engendrado en la eternidad sino porque lo engendró hace 2000 años en la Encarnación. Dios no necesitaba una madre, pero la quiso tener para acercarse a nosotros con infinito amor. Dios es el único que pudo escoger a su madre y, para consternación de algunos y gozo de otros, escogió a la Santísima Virgen María quién es y será siempre la Madre de Dios.


Cuando la Virgen María visitó a su prima Isabel, esta, movida por el Espíritu Santo le llamó "Madre de mi Señor". El Señor a quien se refiere no puede ser otro sino Dios. (Cf. Lucas 1, 39-45).

La verdad de que María es Madre de Dios es parte de la fe de todos los cristianos ortodoxos (de doctrina recta). Fue proclamada dogmáticamente en el Concilio de Éfeso, en el año 431 y es el primer dogma Mariano. El mismo fue definido de la siguiente manera:


"Desde un comienzo la Iglesia enseña que en Cristo hay una sola persona, la segunda persona de la Santísima Trinidad. María no es solo madre de la naturaleza, del cuerpo, pero también de la persona quien es Dios desde toda la eternidad. Cuando María dio a luz a Jesús, dio a luz en el tiempo a quien desde toda la eternidad era Dios. Así como toda madre humana, no es solamente madre del cuerpo humano sino de la persona, así María dio a luz a una persona, Jesucristo, quien es ambos Dios y hombre, entonces Ella es la Madre de Dios".

Podemos ver esta línea de pensamiento de la siguiente manera:

· Jesús es una persona divina (no dos personas)

· Jesús tiene dos naturalezas: es Dios y Hombre verdaderamente.

· María es madre de una persona humana-divina (Dios) y por lo tanto es Madre de Dios.


El concilio Vaticano II define en su Documento Lumen Gentium, la fe católica de que María es Madre de Dios de la siguiente manera: "Y, ciertamente, desde los tiempos más antiguos, la Sta. Virgen es venerada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles suplicantes se acogen en todos sus peligros y necesidades.... Y las diversas formas de piedad hacia la Madre de Dios que la Iglesia ha venido aprobando dentro de los límites de la sana doctrina, hacen que, al ser honrada la Madre, el Hijo por razón del cual son todas las cosas, sea mejor conocido, amado, glorificado, y que, a la vez, sean mejor cumplidos sus mandamientos" (LG #66).


María es Madre de Dios. Este es el principal de todos los dogmas Marianos, y la raíz y fundamento de la dignidad singularísima de la Virgen María. María es la Madre de Dios, no desde toda la eternidad sino en el tiempo.


[1] https://conceptodefinicion.de/maternidad/

 

México

Todos los derechos reservados © 2021 eco evangelii