• Angie Menes

Por qué la productividad no lo es todo

Cómo vivir una vida equilibrada.


¿Cuándo fue la última vez que saliste, te tumbaste en la hierba, y solo viste pasar las nubes?


Yo creo haberlo hecho solo cuando era una niña. ¿Porque quién tiene tiempo para recostarse y mirar al cielo? Hay un millón y otras cosas por hacer.


Pero esta mañana me trajo de vuelta a algo importante que creo que muchos adultos olvidan a medida que crecemos: la importancia del ocio sin preocupaciones.


Si, ocio. Algo que no he tenido tiempo en meses dado mi estado actual en la vida.


Ya ves, soy la "chica sí", ¡la chica que dice sí a todas las buenas oportunidades porque quiero hacer todas las cosas! Pero recientemente llegué a un punto de ruptura y me di cuenta de lo comprometida que estaba. Estaba quemando la vela en ambos extremos, tratando de cumplir con todas mis obligaciones, estar presente para familiares y amigos, al tiempo que trataba de hacer planes para mi futuro. Pero sentí que estaba fallando en todo porque no era capaz de darlo todo a una sola cosa. Estaba priorizando la productividad y la cantidad sobre la calidad.



El propósito de la productividad


Anteriormente he visto mi deseo de ser productiva como algo bueno: pienso en las cosas y hago que las cosas sucedan. No soy el tipo de chica que se sienta y espera a que alguien más haga el trabajo; prefiero hacerlo yo misma. Me encanta hacer listas de tareas y crear un plan práctico para lograr un objetivo. Estoy orientada a objetivos e impulsada por la misión.


Pero cuando me encontré en mi punto de ruptura, haciendo malabarismos con demasiados compromisos y teniendo una lista de tareas diarias de una milla de largo, Dios me abrió los ojos sobre cómo la productividad no siempre es algo bueno. A veces me hace perder las bendiciones y gracias que Él quiere darme. ¿Qué sentido tiene hacer si no tengo tiempo “para estar”?


Mi día estaba tan programado y reglamentado para estar al día con todo lo que estaba pasando en mi vida. No tenía espacio para el ocio, no había espacio para el descanso, y aunque intenté dejar un día a la semana abierto para amigos y familiares, también estaba fallando en eso. La productividad era mi vida. Lo que me hizo preguntar: ¿Cuál es el propósito de mi productividad?



Tomar un descanso (y una respiración profunda)


La productividad no es el fin en sí misma. El propósito detrás del trabajo es más importante que la productividad. Porque al final del día, si completas tu lista de tareas pendientes, pero has descuidado la oración y has descartado las oportunidades de pasar tiempo de calidad con tus seres queridos para que puedas ser más productivo, ¿cuál es el punto?


Me di cuenta de que algo estaba mal en mi propia vida cuando pasaba tiempo con mi familia y amigos, pero constantemente revisaba el tiempo para asegurarme de que había dejado suficiente espacio en mi día para hacer mi trabajo.


Pero, ¿crees que Jesús, si alguien se le acercaba para hablar o pasar tiempo con Él, habría dicho: "Lo siento, tengo mucho trabajo que hacer"?


Cristo es el REY del tiempo de calidad. Así es como construyó su reino en la tierra. Y estamos llamados a hacer lo mismo: valorando el tiempo que pasamos con las personas y el tiempo que pasamos con nuestras computadoras. A invertir en relaciones más que en nuestras tareas diarias. Al crear espacio en nuestras vidas para el ocio sagrado con más frecuencia de lo que creamos espacio para realizar más tareas. Estamos llamados a amar profundamente, no necesariamente enormemente.



Di No. Haz menos por más.


Si bien no siempre podemos decir que sí a la familia y amigos que desean pasar el rato, aún debemos ser fieles a nuestras obligaciones y deberes diarios, todos podemos hacer un mejor trabajo al priorizar la calidad sobre la cantidad. Necesitamos hacer el trabajo al que Dios nos está llamando, pero si no tenemos tiempo para invertir en relaciones y tener un tiempo libre, entonces algo debe cambiar. Tal vez eso sea una señal de que estamos comprometidos en exceso al decir que sí a demasiadas cosas.


Si eres como yo, si tiendes a decir sí a cualquier buena oportunidad, pero sacrificas tiempo personal para ti, el Señor y tus seres queridos, aprende a decir que no. Aprende a priorizar. No podemos hacerlo todo, y está bien perderse algunas cosas para invertir profundamente en lugar de en general. Y me lo digo a mí misma tanto como a ti.


En una ocasión leí por ahí: "Nunca dejes pasar la oportunidad de hacer un recuerdo". Di sí a la calidad y no a la cantidad. Entrégate a las personas más que a las cosas.


Y te desafío a que salgas. Acostada (o) en la hierba. Mantén el teléfono adentro; no verifiques la hora. Solo mira pasar las nubes.




Desde lo más profundo de mi alma,

Angie Menes.





#ocio #libertad #tiempo #calidad

0 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii