• Angie Menes

En el hogar y el corazón de Santa Marta

Una reflexión para los que nos afanamos en nuestras tareas diarias.


Siempre me ha encantado la historia de Marta y María en el relato del Evangelio de Lucas. De las dos hermanas, me asocio más con Marta. Soy una persona que tiene listas de tareas pendientes, que piensa en detalles que nadie más nota y que a menudo necesita completar las tareas antes de poder relajarme y descansar.


Como alguien que disfruta realizando tareas y marcando cosas de mi lista de tareas, entiendo cómo se siente Marta. Jesús, el Hijo eterno de Dios, que es un querido amigo y maestro, viene a cenar y ella quiere que todo salga bien. Su hermana María adopta un enfoque diferente: en lugar de ayudar, se sienta a los pies de Jesús.


La audacia de Marta en este momento me sorprende. En lugar de dirigirse a María, Marta va directamente a Jesús y le pide que le diga a María que la ayude. Jesús, sin embargo, no le da lo que quiere; en cambio, Jesús le dice: "Marta, Marta, estás ansiosa y preocupada por muchas cosas. Solo se necesita una cosa. María ha elegido la mejor parte y no se la quitarán”.


Solía ​​pensar que Marta estaba siendo reprendida por tratar de hacer las cosas. Para ser honesta, luché con esto sabiendo que tenía muchas cosas de las que era responsable, ya sea en casa, en el trabajo, en la escuela o en mis compromisos parroquiales. Pensé que ser organizada y hacer las cosas significaba que estaba siendo una buena administradora de mi tiempo. Sin embargo, después de más reflexión, comencé a ver esta conversación de manera diferente. Jesús no está molesto porque Marta está haciendo las cosas; Creo que el meollo del asunto es que ella está ocupada, distraída y preocupada por muchas cosas cuando Jesús está justo frente a ella.


Los buenos y malos hábitos nos señalan en una dirección similar. Por ejemplo, un mal hábito es una actitud de queja. Quejarse solo conduce al desánimo y la parálisis. Dios cree que tenemos suficiente, porque lo tenemos a Él. Como remedio para el desánimo, mi gran amigo San Ignacio – que recientemente celebramos - ofrece el buen hábito de una actitud de gratitud. La gratitud nos coloca en una postura correcta ante Dios y nos abre a su trabajo posterior en nuestras vidas. Ocuparnos, preocuparnos y quejarnos no nos ayudan a acercarnos más a Cristo ni a los demás. Estar agradecido por lo que tenemos ante nosotros (personas, tareas, tiempo, desafíos, etc.) nos coloca en una posición para ver a Dios trabajando en nuestras vidas.


En mi propia vida, me pregunto con qué frecuencia extraño la presencia de Cristo porque estaba distraída por otras tareas o proyectos. ¿Intento encajar a Dios en mi horario o vengo a Él primero para ayudarme a organizar mi tiempo? ¿Estoy dispuesta a "simplemente" sentarme en la presencia del Señor sabiendo que Él puede hacerme sentir más satisfecha que cualquier otra cosa en mi lista de tareas pendientes?


Tómate un tiempo hoy con el Señor y comparte tus quejas, tus preocupaciones y tu ansiedad con Él. Pídele al Señor que te ayude a ver tu día a través de Sus ojos y abre tu corazón a los momentos de gratitud. Dios quiere ser parte de cada detalle de tu vida, comparte con Él lo ordinario y lo “mundano”, así como los picos y valles.


Esta semana, reconozcamos la presencia de Dios en medio de nosotros y escuchemos Su Palabra. Él está esperando recibirnos. Y que Santa Marta, ruegue por nosotros. Desde mi corazón al tuyo,

Angie Menes.




Recurso para escuchar y orar:



#ecoevangelii #SantaMarta #quehacer #listadetareas #distraccion


26 vistas
 

México

Todos los derechos reservados © 2020 eco evangelii